Escribir para la virtualidad
En el mundo de las imágenes, la palabra es rey
La educación virtual forzada ha puesto nuevamente el tema sobre la mesa.
Somos partidarios de utilizar todos los medios disponibles en la educación virtual: sonido (audios), video, multimedia.
Pero sin duda la palabra escrita tendrá un lugar central, por varios motivos que no desarrollaremos aquí.
El tema de la escritura docente (y la escritura en los aprendizajes) es muy complejo y voluminoso para tratarlo en este formato. Más abajo incluímos vínculos a materiales de nuestra producción que hemos utilizado en nuestros cursos. (descarga gratuita)
Y sintetizamos a modo de pastillas algunos de los temas a los que los docentes deberían prestar atención a la hora de tomar la pluma (el teclado).

Consejos en pastillas
Escribir es un proceso, es recorrer un camino. Y todo camino, por más largo que sea, se comienza a recorrer dando el primer paso. El síndrome de la hoja en blanco, esa parálisis que inmoviliza a los escritores noveles (y no tan noveles) en el momento previo al comienzo, puede superarse, simplemente acudiendo a todo lo que fuimos pensando antes. Seguramente habrá algún tema que nos entusiasmó, sobre el que tenemos algo (o mucho) que decir. Empecemos por allí, entonces. Las herramientas electrónicas de edición de textos (procesadores) nos permiten empezar en cualquier punto del texto, y agregar luego lo que irá antes o después.
Como al emprender cualquier camino, un paso seguirá a otro y, antes de que nos demos cuenta, estaremos avanzando con toda la velocidad que nuestra experiencia de escritores nos permita (acotada, claro está, por la habilidad con que manejemos el teclado de la computadora).

Vale para textos extensos

 

Cuidar la ortografía.
Queda feo que un docente escriba con errores (u horrores). Los procesadores de texto tienen correctores que pueden ayudarnos. Y un diccionario a mano también viene bien.

Google es un buen ayudante.

Cuidar la gramática.
La gramática organiza el texto según la lógica del pensamiento: quién hace qué, qué decimos de qué, etc.
Las concordancias ayudan a entender lo que escribimos.

Escribamos para la comprensión.
La comprensión no es sinónimo de aprendizaje, pero es una condición del mismo: no se puede aprender de un texto que no se comprende.
Escribamos de la manera más sencilla posible, usando palabras conocidas por nuestros alumnos, usando frases cortas y concretas.
 
Tratemos de reducir la densidad conceptual
La literatura educativa elaborada por profesionales suele pecar por la alta densidad conceptual de las proposiciones. Por densidad conceptual entendemos conceptos que sintetizan en sí mismos ideas complejas o muy complejas.
Habitual en textos de educacion superior (y media!!!)
Escribamos para ayudar a pensar.
La explicación, en la clase presencial, incluye diversas estrategias en esa dirección. Necesitaremos establecer estrategias específicas para los materiales didácticos escritos. Menos espontáneas,
quizás, pero igualmente efectivas.
 
Para los temas extensos conviene elaborar un pequeño resumen introductorio
al principio, que ayude a organizar el abordaje intelectual del texto. Puede incluirse una justificación del tema.
 
Explicar, desarrollar, abrir, cada nuevo concepto o término específico que se introduzca en el texto. Utilizando para ello palabras o desarrollos ya conocidos por el estudiante-lector.  
Colocar señales: cuando queremos asegurarnos de que el estudiante perciba una idea como importante, podemos explicitar en el texto esa importancia. Utilizando frases anticipatorias como:
 Es muy importante...
 No olvidemos que...
 Es necesario resaltar que...
 
Respetar el modo de escribir para cada tipo textual. No es lo mismo una consigna que una respuesta por mail o chat (ver el PDF tipos textuales más abajo)  
Consejos sobre redacción de consignas  
Las consignas contienen indicaciones explícitas, taxativas, sobre tareas o actividades que el docente solicita o sugiere al alumno.
Claridad, nitidez, precisión. El texto debe establecer sin ambigüedades
qué es lo que debe realizar el alumno. El lenguaje no puede ser relativo, ni utilizar el modo condicional.
Conviene indicar claramente si el trabajo o tarea es obligatorio u optativo.
Explicitará el plazo máximo de entrega. Sobre todo si el trabajo es obligatorio. .
Los plazos de entrega conviene expresarlos en formato fecha, y no en cantidad de días a partir de... No se sabe en qué momento el alumno leerá la consigna.
En educación virtual los plazos conviene que sea elásticos. Nada cambia (pedagógicamente) si el alumno entrega el trabajo un día tarde...
 

Establecerá el formato y modo de entrega. Cómo y por qué medio debe presentar su trabajo cada estudiante.
En general, somos partidarios de formatos abiertos, con medias elásticas. No es pedagógicamente importante si los márgenes son de 2, 2,5 o 3 cm, ni el tamaño y tipo de la fuente utilizada.

Se pueden colocar cantidades y dimensiones entre.. (entre 5 y 7 páginas, tipografía entre 12 y 14 puntos...)
Brevedad. Una consigna no es un texto explicativo. No incluye desarrollos
ni consideraciones, que deben ir en otro lugar. Desde luego que la brevedad no vale por sí misma: se utilizará la longitud que resulte necesaria.
 
Hay que tener en cuenta que las consignas, como cualquier otro texto,
no significan por si mismas. Es el lector el que re-construye el sentido, a partir de sus experiencias previas. Eso quiere decir, en lenguaje llano, que en su intepretación influye con mucha fuerza lo que supone que debe hacer, porque en ocasiones anteriores le fue requerido.
 
Materiales para descargar (gratuitos)

Comprensión de textos.
Documento en formato PDF. 17 páginas. Autor Juank Asinsten. 2014

Producción de material didáctico escrito.
Documento en formato PDF, 32 páginas. Autor Juank Asinsten. 2014
Tipos textuales en educación virtual.
Documento en formato PDF. 42 páginas. Autor Juank Asinsten

El texto como forma.
Documento en formato PDF. 57 páginas. Autores: Martín Bolaños y Juank Asinsten.

Tipografías.
Documento en formato PDF. 19 páginas.

Páginas de esta Web sobre el tema
Estamos completando el resto...  
Toda una sección de la Web orientada a la tipografía. Nombres de letras, partes de la letra, letras gordas y flacas y mucho más-
Volver a página anterior