CABEZAL  
 

Cuando íbamos a la escuela solo existían (para nosotros) dos tipos de letras: la manuscrita (que nos hacía sufrir) y la "de imprenta"

Después, conocimos la "máquina de escribir", que tenía un solo tipo de letra:

Mucho, mucho después, llegaron las computadoras, y nos encontramos con que Windows instalaba varias tipografías, y los editores de texto otras y...

Para hacerla corta, hoy, en cualquier computadora hay decenas y hasta centenares de tipografías disponibles. Ningún taller de imprenta "de los de antes" tuvo nunca tanta variedad. Y muchas veces nos preguntamos qué hacer con ellas y qué justifica su existencia.

En las páginas de la sección incursionamos (a nivel introductorio) sobre varios temas que pueden interesarnos como docentes que editamos nuestros propios materiales.

Porque todos los docentes somos, de una u otra manera, y sin ser conscientes de ello, diseñadores gráficos.